viernes, 20 de marzo de 2015

Frases de "Viento y Ceniza" - Outlander 6




(...) Y el Tiempo, desde luego, lo cura todo. Con tiempo suficiente, todo se resuelve: todos los dolores se engloban, todas las adversidades desaparecen, todas las pérdidas se clasifican. Polvo eres y en polvo te convertirás. Y si el Tiempo se parece en algo a Dios, supongo que la Memoria debe de ser el Diablo.


—Si muero —susurró—, no me sigas. Los niños te necesitan. Quédate aquí con ellos. Yo puedo esperar.


—Oh, me gustabas bastante en esa época –me aseguró-. Aunque es probable que mes gustes más ahora.
—¿En serio? –Me erguí, arreglándome la ropa-. ¿Y cuál es la diferencia?
—Bueno, te tiras menos pedos cuando duermes.
Agarré un pedazo de madera, pero antes de que pudiera lanzárselo a la cabeza, él se abalanzó hacia adelante y me cogió los brazos. Me empujó sobre la hierba y se desplomó encima de mí, sujetándome sin esfuerzo alguno.
—¡Quita bruto! ¡Yo no me tiro pedos mientras duermo! —¿Y cómo puedes saberlo, Sassenach? Duermes tan profundamente que no te despiertas ni siquiera con el ruido de tus propios ronquidos.

—¿Quieres saber qué es, en verdad? –preguntó. Asentí en silencio-. Por encima de todas las criaturas de esta tierra –susurró-, tú eres fiel.
—Bueno –dije por fin-. Tu también. Eso está muy bien, ¿verdad?.


—Sólo hay dos personas en este mundo a las que jamás les mentiría, Sassenach -dijo en voz baja-. Tú eres una de ellas. Y yo soy la otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario